martes, 15 de marzo de 2011

Dejando Colombia camino a Maracaibo - Venezuela!!!

Despues de 28 días habitando en el pais cafetero, despues de haber atravezado montañas, rios, playas, parques nacionales, y toda la geografía de este sitio decidimos seguir destino hacia la Republica Bolivariana de Venezuela.

A pesar de las continuas advertencias acerca de la seguridad en el país de Chavez, decidimos cruzar la frontera para visitar esta tierra y comprobar si la paranoia reinante en la gente con la que hablamos era cierta. Llama la atención que casi todos coincidían en el hecho de decir: -No te confies en la policia ni en los militares, ya que son lo más corrupto que hay-.
Lo cierto es que apenas cruzamos la frontera pudimos advertir que los militares venezolanos no son nada amigables, ya que existen demasiados controles, que en algunos casos son inútiles, ya se pueden imaginar porque. Por eso la mayoría de la gente que viajaba en el micro estaba bastante caliente, y para evitar mayores inconvenientes y demoras decidieron hacer una "vaquita" para no ser sometidos a controles consecutivos absurdos y de esta forma acelerar la llegada a destino. De esta manera mis compañeros de viaje contribuyeron al propósito de dichos controles militares. Por mi parte, solamente me revisaron la mochila una vez, pero el milico que lo hizo me realizó varias preguntas... a mi entender, mas que nada por curiosidad.

Si me hubiese quedado solamente con la impresión de las advertencias, no hubiese venido a Venezuela, pero como soy bastante porfiado y cabeza dura decidí contactar por internet con algunos argentinos que viajaron por aca. Esta gente me hablo muy bien de este país y me dieron una visión más cercana a la realidad.

La ciudad de Maracaibo fue nuestro primer destino, donde nos estaban esperando nuestros amigos de CouchSurfing Jose y Francisco. Como ya era de noche, fuimos a cenar unas cachapas para empezar a comer algo tipico de este país.

El domingo por la mañana, nos levantamos para tener un rico desayuno basado en licuado de frutas. Luego fuimos al historico teatro Baralt, donde pudimos conocer la historia de este sitio donde alguna vez actuó Carlos Gardel, lugar que hace un siglo atrás contaba con refrigeración realizada con barras de hielo, lugar cuya taquillería original estaba bañada en oro, lugar en el que disfrutariamos de la obra de teatro infantil "La ratoncita presumida" que estuvo muy divertida.

A la salida seguimos recorriendo el casco histórico de esta ciudad, visitando, algunas iglesias, los edificios gubernamentales y la basílica. En el Centro de Arte de Maracaibo “Lía Bermúdez” (antiguo mercado de la ciudad) nos llevamos una grata sorpresa, ya que al ingresar al auditorio escuchamos los compases de un paso doble y pudimos bailar junto a las cientas de personas que estaban disfrutando de dicho espectaculo celebrado con motivo del carnaval. Lo cierto es que el promedio de edad era por arriba de los 60 años, pero la alegría y vitalidad que tenían todas esta personas eran por demás de contagiosas, así que terminamos haciendo trensito y carnaval carioca con toda este gente, que a pesar de escucharnos hablar en español nos seguían hablando en ingles. Después del baile, vino el momento de recorrer el museo y luego disfrutar de un almuerzo dominguero con la familia de José.

En Maracaibo es muy pintoresca la zona de los palafitos. Que son los palafitos? Son casas que estan sobre la orilla del lago, y cuando digo sobre quiero decir arriba del agua, ya que estas construcciones le ganaron tierra al lago, y es por eso que estan construidas sobre unos parantes que las elevan sobre el nivel del agua. Esta es una zona muy humilde de la ciudad y típica de por aquí, y fue bastante interesante ver la reacción de algunos niños que nos miraron como a verdaderos extraños y nos acompañaron en nuestro recorrido mientras nos preguntaban si en Argentina se habla español, si teniamos lagos, y cosas así.

La cervecita no se hizo esperar, por eso a la noche se organizo un meeting con el grupo de Couchsurfing de la ciudad y terminamos tomando unas birritas en un bar y esperando unas pizzas que supongo que todavía no las han preparado.

El resto de los días en Maracaibo fueron muy tranquilos. Una noche fuimos a ver una película al museo "Lía Bermudez" que formaba parte de un ciclo de cine Polaco. Otra noche salimosa caminar por la vereda del lago, mientras que muchisimas personas hacian ejercicio por este parque. Otra noche unas arepas gigantes nos alimentaron luego de dar una breve recorrida en coche por el famoso y colorido barrio Santa Lucia, sitio donde se desarrolla una fiesta concurridisima y que llena de vida las calles de este barrio.

Maracaibo es la segunda ciudad de este país, y es grande, muy grande. No pude dejar de sorprenderme al ver tantos autos y tiendas norteamericanas; me pareció algo totalmente contradictorio al anti-imperialismo que propone Chavez, cuando el principal comprador de petroleo de este país es EEUU. A primera vista la cultura venezolana esta fuertemente influenciada por la cultura yankee o gringa como dicen aqui. Estas influencias se ven en la alimentacion, el idioma, los deportes populares, etc.

Con mis comentarios no quiero ofender a nadie, pero son la sensaciones que me dieron mis primeros días en este país, que tanto da que hablar en todos lados gracias al señor que gobierna el mismo.

Algunas fotitos
Maracaibo - Venezuela
Publicar un comentario