martes, 21 de septiembre de 2010

La mejor ciudad que visité en mi vida: Edinbourgh!!! (Escocia U.K.)

En este momento estoy escribiendo desde el avión que acaba de despegar hace minutos de Edinbourgh. La verdad es que llegúe a este sitio casi sin tener la mas mínima idea de lo que me iba a encontrar, solamente sabía que era una ciudad mediaval y que tenía un castillo, nada más. Desde la salida del aeropuerto que me sorprendió y no dejó de hacerlo hasta que me subí a este avión para salir de Escocia.

Desde el autobús camino al centro de la ciudad, pude divisar la cantidad de verde, de plantas, parques y plazas que existen en este sitio, además de los típicos barrios con estilo británico que encontré tanto en London como en Dublin. Acercandomé cada vez mas al centro, mi sorpresa fue aumentando al empezar a divisar construcciones muy antiguas, grandes templos e iglesias, y que decir al entrar en la calle Princess y divisar el Castillo y muchos de los edificios de la parte antigua de la city, además de las pequeñas montañas que están plantadas en el medio de la ciudad.

Recién llegado, dejé la mochila en el St´s Chistopher Hostel, que está muy bueno, desayuné rapidamente un té bien caliente para recuperarme del frío de la lluvia que me despidió de Irlanda y me fui a hacer una nueva excursión de la gente de www.neweuropetours.eu
Nos reunimos en la Royal Mile, al pie del Tron Kirk y comenzamos a caminar por esta calle sobre la que se erigió el casco antiguo histórico de la ciudad. Pasamos por el Ayuntamiento, por la fuente donde se efectuaban los castigos y las torturas en el siglo 17, vimos el edificio más antiguo de la ciudad que data del 1500 y algo si no me equivoco, y luego nos dirigimos hacia el final de la Royal Mile para divisar el Castillo de Edimburgo y conocer un poquito su historia.

Ya en el Grassmarket, descansamos un rato y me tomé mi primera Pinta de Carlsberg en esta ciudad. Los escoceses tenían y tienen la costumbre de llamara a las cosas por su nombre, por ejemplo Grassmarket era el viejo mercado de hierbas, la Royal Mile se llama así porque mide una milla y esta situada entre el castillo y una de las casas donde vivían lo reyes si no me equivoco.

Edinbourgh, es conocida también por haber sido albergue de muchísimos, escritores, filósofos y políticos. No voy a hacer historia, pero voy a decirles que en esta ciudad vivió durante mucho tiempo J.K.Rowling, creadora de Harry Potter, y sin lugar a dudas que se vió inspirada por este lugar. Por eso, pasamos frente a uno de los bares donde se sentaba a escribir su historia y desde donde podía divisar la ciudad.

Es interesante ver como los escoceses respetan tanto a sus muertos, que los cementerios se encuentran situados en el medio de la ciudad, como es el caso del Greyfriars Kirk, cementerio famoso por varias cuestiones. En primer lugar, por las historias de fantasmas y poltergeist que se ven alimentadas en este sitio. En segundo lugar, por una historia muy inspiradora de un perro llamado Bobby que muerto su dueño, se quedó a vivir junto a la tumba de su patrón en señal de lealtad. Y si hablamos de inspiración, J.K.Rowling seguramente paseaba por acá, ya que muchos de sus personajes se llaman como algunos de los nombres que se ven en las tumbas, Mc Gonagall, Combs, Thomas, Reid, y aunque no pude encontrar el apellido Potter, vi en una tumba el nombre de Henry Porter, que suena muy parecido. También en este lugar sorprende ver las tumbas al lado de las ventanas El de las casas, cuyas medianeras dan al mero centro del cementerio.

El tour terminó en el West Princes Street Gardens, parque que se encuentra situado al pie del castillo. Para recuperar energías, fuí a comer un plato típico de esta ciudad que se llama Haggies y que está compuesto de entraña de vaca y cerdo trituradas y servidas sobre puré de patatas acompañado de una salsa un poco picante. La verdad es que sabe bien, hasta que uno se entera lo que es... Ya con las fuerzas recuperadas, caminé un poco mas por la Princes Street, que es la zona comercial y de tiendas y los alrededores.

FOTOS DEL PRIMER DIA

Edinbourgh . Dia 1


El segundo día aquí iba a destinarlo a hacer una excursión al Lago Ness, pero quedé tan maravillado con mi primer día aquí, que decidí recorrer un poco más, por eso me fui a la zona del Holyrood Park que es impresionante. Este parque está formado por una montaña de origen volcánico, que se quebró hace millones de años y le da esta curiosa forma. Es de destacar que la base del castillo, es otra boca de este volcán extinguido. Subí a está montaña, desde donde tuve una vista impresionante de parte de la ciudad. Bajé hacia otro sector del parque, y me encontré con las ruinas de una antigua capilla, la St Anthony Chapel´s. Más tarde volví al centro histórico por la Royal Mile, desde su comienzo hasta llegar al Castillo, para disfrutar sus vistas.

Por la tarde bajé al parque de Meadows, zona de gran vida y movimiento, gente de todas las edades practicando distintos deportes como futbol, golf, rugby, cricket, una zona muy linda para distraerse, relajarse y descansar. Pasé luego a la zona nueva de la ciudad, por calles que no había transitado, visitando la St Mary´s Cathedral, me volví para el lado del hostel a descansar, para salir por la noche a tomar fotos, pero hice otras cosas y además estaba muy cansado, así que tendré que venir por lo menos una noche más a esta ciudad, para captar su magia nocturna.

FOTOS DEL SEGUNDO DIA

Edinbourgh . Dia 2


El martes 21 de septiembre, mi tercer y último día aquí fue bastante triste, pero terminó mejor. Estuvo toda la mañana gris, así que me compré el pase diario para el autobus, y me fui a la última parada de uno de ellos llamada Ocean´s Terminal, que era nada más que la terminal portuaria muy fea. Rápidamente aborde otro bus y me fuí a la zona de Portobello, donde sí encontré con una vieja amistad a la que aprendí a querer mucho, el mar, oceano, o como quieras llamarlo. Necesitaba mucho ver un poco de agua, su movimiento con forma de olas, el susurro de las mismas, necesitaba que alguien simplemente esté ahí y me escuche. Necesitaba descargar un poco de angustia que todavía tengo oprimiendome el pecho, así que aproveché y escribí una carta, para despedirme de Beta de alguna forma, para poder expresarle a alguién lo que me pasa con su partida. Por suerte y luego de esto me siento un poquito mejor, pero me seguis doliendo en el alma. Terminado el llorisqueo, me volvi para el centro de la ciudad y me fui a la zona del Calton Hill que es otra montaña del mismo volcán que guarda sobre sí varios monumentos y ofrece una vista espectacular de la ciudad en varias direcciones. Me quedé un rato hipnotizado por esta vista tan bella, y me fui al hostel, para recoger la mochilita y tomar el autobus al aeropuerto.

Me faltan las fotos... Las subiré proximamente...

En resumen, Edinbourgh me volvió loco!!! ESta ciudad creo que es la más bella de las que he estado en toda mi vida, tiene mar, montañas, construcciones impresionantes, muchisimos parques, mucha vida cultural y artistica, la gente es muy amable y simpática (salvo los conductores de los autobuses). En si ofrece una variedad increible de cosas para hacer, por lo que seguramente volveré a este lugar nuevamente.
Publicar un comentario