lunes, 20 de octubre de 2008

Madrid, Barcelona y Toledo

Al regresar de Cordoba, pase unos días mas en Madrid, junto a Carmen y algunos amigos suyos, con los que salimos de botellón un par de noches, disfrutanto y compartiendo así la noche madrileña con gente de otras ciudades. Después de dos noches en Madrid, me fui a Barcelona para recorrer un poco más esta magnifica ciudad.

Comencé paseando por la Barceloneta, playa bastante ocupada a pesar de la epoca, pero con el bochorno (lease "humedad") que hacía no fue nada extraño. Esa noche cene y dormi en lo de la tía Alicia y Pau, para levantarme al otro día y comenzar con mi paseo Gaudiniano, pasando por la Pedrera, la casa Ballot, el Parque Guell, y la Sagrada Familia desde afuera. Las dos casas son increibles, es impresionante como el tio este podía edificar semejantes construcciones practicamente sin hacer planos, el estaba presente en el momento de la construccion dando las indicaciones correspondientes. El interior de la casa Ballot se asemeja a una casa que esta debajo del mar, con su decoración correspondiente, sus colores, sus formas, es fabuloso.
A su vez, en la casa de la Pedrera, vi una exposición de un artista sovietico llamado Rodchenko, que me sorprendio por su acción en diferentes disciplinas, pero que sin lugar a dudas me inspiro para ver mis propias fotografias con otros angulos, enfoques y composiciones, es por eso que a partir de esa exposición comencé a experimentar un poco más con mis propias fotos.

Terminada mi visita basada en las construcciones de Gaudí, fui al hospital San Paul que es fantástico, parece Disneyworld. Con mi amigo Fabricio, me encontre debajo de la torre luminosa, que vista desde cerca es bastante curiosa, aunque no dice mucho. Ya por la noche, y totalmente agotado me subi al autobus y me volvi para Madrid nuevamente.

Ya en Madrid, complete unos asuntos burocráticos, pase por la piscina a saludar rapidamente, hice visitas a los museos de Reina Sofia y el de Caixa Forum, tambien visite parques, plazas y avenidas, y el domingo anterior a subirme al avion, me tomé el tren a Toledo para conocer esta ciudad tan bella, que actualmente alberga a 2 de las tres sinagogas que sobrevivieron a la reconquista. En una de ellas, tuve la suerte de coincidir con un grupo de niños que estaba viendo una actuacion musical de un trio que tocaron canciones judías, musulmanas y cristianas, acompañados de exoticos instrumentos. Tambien aproveché para conocer un poco más la historia de los judios que fueron expulsados de España, y en fin para comprender un poco más a esta religión. Luego realicé la clasica vuelta al casco histórico de toda la ciudad para volver a coger el tren y regresar a Madrid para preparar las maletas, y de esta forma empezar a despedirme de esta ciudad que al volver a ella me hizo sentir como en mi propia casa.
Publicar un comentario