martes, 14 de octubre de 2008

Andalucia es...

Despues de estar tres semanas y conocer a mucha de su gente, una carta que me leyo una de estas personas, me inspiro a plasmar todo lo que vi, senti y vivi en esta zona de España llamada Andalucia:

Andalucia es siglos de historia, conquistas, caidas y reconquistas. Es la mezcla entre judios, musulmanes y catolicos que se funden por sus calles, que me confunden y no se si Jebus, Buda, Alah o Superman fueron los mas alabados.

Andalucia es el punto de partida hacia ese genocidio llamado "Colonizacion de America", fue el punto de retorno de todo lo robado, esclavos y en especial el oro americano, que paradojicamente ahora brilla por su ausencia; aunque no por eso signifique que esta tierra no tenga brillo propio.

Andalucia es el sol que arde, quema y obliga a los poros a sudar a mares, como este mar calido, tranquilo y tranparente que junto con el oceano bañan sus costas. Andalucia son las montañas que empujadas por el mar, se refugian tierra adentro, para curvar las lineas de tan bellos horizontes.

Andalucia es el flamenco que se corre por las venas de su gente, es el canto desgarrador de los corazones gitanos, es el movimiento de las manos, que se agitan, hacen palmas, o se mueven enredando sus dedos en las cuerdas de una guitarra, son los pies de las bailaoras que deshacen tablaos con sus zapatos.

Andalucia es un diccionario con oshocientas mil palabras distsintsas. Es la entonacion de sus paisanos, son esas palabras pensadas, escritas y leidas que al tranformarse en sonido pierden letras en el camino que va de la boca que las pronuncia al oido de quien las escucha.

Andalucia es la excusa justa para compartir una caña en cualquier momento, situacion o lugar, y junto a la cervecita fresquita disfrutar de una tapa, tapita, o tapon. Andalucia es el pescaito frito, las sardinas a la plancha o una buena paella.

Andalucia es callejones, cortadas, calles, paseos, plazas, parques y la bohemia que en todas ellas habitan. Andalucia es las paredes blancas de las casas que rompen las curvas de los sinuosos valles o montañas.

Andalucia es bodegones, restaurantes, chiringuitos y bares, la nostalgia de los buenos momentos pasados por parte de sus dueños, los recuerdos de los lugareños, y el olor a tabaco que impregnado en las paredes que los cobijaron tantos años.

Andalucia es el agua que cuando abunda inunda fuentes, calles, palacios, asequias y parques; y que en epoca de sequia se cuida y se guarda como el ultimo beso o abrazo antes de una despedida. Tambien es el el agua de sus puertos, los barcos que de ellos parten, los que retornan, los que nunca lo hacen y que en mares de lagrimas y alcohol ahogan algunos corazones.

Andalucia es la puesta de sol, ya sea en la Alhambra, en las aguas del mar Mediterraneo, en el oceano Atlantico, en sus campos que se llenan de color entre el amanecer y ese ocaso.

Andalucia es miles de iglesias; torres y campanarios que suenan a cualquier hora y cada quince minutos; cientos de estatuas de virgenes y santos, que día a día, semana a semana, reciben la visita, la mirada, suplica o agradecimiento por parte de muchisimos fieles, que siguen con el mismo fervor las corridas en las plazas de toros.

Andalucia es lo nombres antiguos y guardados en los documentos de nuestros tatarabuelos, y que sin embargo ven nuevamente la luz al nombrar a los niños que vienen a este mundo por haber nacido en el día de San Anastacio o la Virgen Pancracia.

Andalucia es la belleza de sus mujeres, su simpatia, su sonrisa, su calidez, su postura, su presencia y la nostalgia que todos estos atributos y otros más en quien las recuerda causa.

Andalucia es la musa inspiradora de poetas, cantores, escritores, o algunos caraduras como yo que a nuestra forma y como podemos le agradecemos y le rendimos honores...
Publicar un comentario