lunes, 4 de octubre de 2010

Upssala y Estocolmo. Suecia

Miercoles 29 Llegué al aeropuerto de Skavska, a una hora de la ciudad de Estocolmo. La llegada del avión fue muy bonita, desde la altura pude apreciar un bellísimo atardecer, aquí el otoño está en todo su esplendor y los colores naranja, amarillo y rojo inundan la vista, combinandosé con el verde de aquellos arboles reveldes que se niegan a perder la cobertura que les brindan hojas.

Del aeropuerto vinieron 80 minutos de autobus hasta Estocolmo, 45 minutos de tren hasta Upssala. Upssala es la cuarta ciudad de este país, es una de las más antiguas y actualmente es una ciudad que alberga algunas de las universidades más importantes del país, por eso está llena de estudiantes de todo el mundo.

En la estación de trenes me encontré con mi vieja amiga Malin, a la que hacía más de 5 años que no veía. La verdad es que esto me vino muy bien porque hace muchos días que tenía la necesidad ver a algun amig@, de sentirme un poquito como en casa. En el apartamento nos estaban esperando con la cena (sopa de vegetales y panqueques con mermelada) Ana María y Victor, que viven con ella. Estuvimos hablando bastante y luego de un día agotador de viaje (en total viajé casí 12 horas desde que salí de Utrecht hasta que llegué aquí) me fui a dormir con una sonrisa.

Arranqué el día Jueves 30 con un energético desayuno sueco, basado en pan, queso, frutas, jugo de naranja y te. Visita a la iglesia, y luego un tradicional "Latte de vainilla" que es un café con leche que tiene gusto a vainilla y una curiosa decoración. Luego hice una caminata siguiendo el río, visita al castillo, los parques que lo rodean, el jardín botánico, la peatonal y ya está, ya conocí todo lo que vale la pena en Upssala. Esta ciudad es muy pequeña, muy bonita por cierto, pero un poco limitada a la hora de ofrecerle actividades al tradicional "turista". Por suerte al tener conocidos aquí la cosa cambia un poco y uno puede entrar de alguna forma en el ritmo de vida de los que residen aquí y así la visita adquiere otro color.

Lo que es digno de destacar es la intensidad de los colores que ofrece el otoño aquí. La verdad es que estoy impresionado con el color de los arboles, el contraste, y más que nada por la luz que ofrece el sol. Aquí los días ya estan siendo muy cortos, el sol sale a las 7 de la mañana y oscurece cerca de las 18, por lo que a partir de las 16.30 ya casí no se puede disfrutar del calor de los rayos del sol. Es por eso que la luz es tan agradable para sacar fotos, todo el día hay buena luz y es una delicia para el fotografo disfrutar de este regalo de la naturaleza. Pero esto también tiene sus contras para el organismo, al ser el día tan corto, mi reloj biológico estuvo bastante desorientado, por lo que tuve sueño y hambre todo el día, pero bueno, tendré que irme acostumbrando. Otra cosa negativa que tiene el otoño por estas tierras es que mucha gente se deprime. Esto se debe a que cada vez son menos las horas de sol y bueno, a alguna gente le afecta esto, que decir de la gente que vive en el norte de este país donde entre el 10 de diciembre y el 10 de enero el sol no sale casi nunca, no se asoma por el horizonte... aunque tiene su recompensa en pleno verano cuando no oscurece nunca...

A las 17.30 horas cenamos, si a las 17.30 horas me fui a cenar una tradicional y exquisita pizza sueca de queso, carne, una salsa que no se de que era y pimientos. A la noche película, un poquito de internet y a dormir con un hambre impresionante por haber cenado tan temprano, jajjajaja.

Viernes 01: Que lindo que es dormir!!! por eso me levanté supertarde, comi algo por ahí y vino la revancha del Mundial 2006. Porque digo esto? Porque Victor me invito a jugar al futbol en un torneo de estudiantes universitarios donde juega con sus compañeros y amigos. Me calcé las zapatillas y la gloriosa rojinegra y me fui a dejar en los más alto el orgullo argentino en honor al Loco Bielsa, me fui con la consigna dicha por el gringo Heinze en este mundial: "Esto no es futbol, esto es la GUERRA!" y como no era de otra forma perdimos 4 a 2 como en la guerra, jajaja.

El analisis del partido deja como resultado lo siguiente:
La superficie de la cancha es de puta madre, espectacular cesped sintético.
Los suecos son todos grandotes y en buen estado físico. Me pusieron el cuerpo un par de veces y termine comiendo pasto artificial. Me pegaron un par de empujones y termine volando como un papelito. La tiré larga en un par de gambetas, y me sacaron 2 metros en 3 de carrera. En resumen un desastre mi estado físico o ellos están muy bien. Pero no me quedé en el molde y por lo menos pegué una linda patada tirandome al piso como mi amigo el Toro y pegué un lindo pisotón (tambien como el Toro) a uno que se tiro al piso a sacarme el balón. (Esta acción tuvo un resultado nefasto porque me doblé el tobillo y tres días después me está doliendo todavía).

Con respecto a la actuación que tuve como mediocampista ofensivo (se juega de a 7), desperdicié con el partido 1-2 una oportunidad clarísima de gol quedando mano a mano con el arquero. Definí a lo Piojo Lopez y la terminé tirando a la calle. Por lo menos metí un par de pases interesantes y no quedé tan mal parado.

Es interesante destacar también lo caballeros que son para jugar estos tipos. El referí cobra algo y nadie le dice nada. Piden disculpas por cualquier cosa. Le dan de su propia agua para beber a los rivales. Y al final del partido lo que más llamó mi atención: se enfrentan los dos equipos completos en la mitad de la cancha, y el capitán de cada uno de los equipos dice algo así como: "Como capitán de (nombre del equipo) quiero felicitarlos por el partido que jugaron y agradecerles por el partido" a lo que le sigue un aplauso de parte de todo el equipo. Esto es respondido por el otro equipo de manera similar, solamente con un pequeño cambio de discurso. Al termino de esto, los dos equipos se enfilan y le tenes que dar la mano uno por uno a tu rival, cuando yo como argentino tenía ganas de escupir a mas de uno de los forros que nos ganaron.

Por supuesto que mi compañero de viaje saltó al cesped y tuvo su foto de recuerdo.

Por la noche salimos un rato junto a Malin y su novio Henrich a una fiesta en un club de estudiantes, lo curioso para mí fue que a las 22.30 estabamos dentro del club y a las 1.45 fuera porque estaba a punto de terminar.

El Sabado por la mañana hice una visita al supermercado y salí sorprendido del mismo. Porque mi sorpresa? Resulta que en la linea de cajas tienen una máquina que te da las monedas del vuelto, y si tu quieres pagar con monedas tienes que introducir las mismas dentro de la máquina.
Tambien estoy sorprendido porque aquí casi nadie usa dinero en efectivo, todo el mundo paga con tarjeta de crédito o débito, o lo más interesante, el pasaje de autobús sale mas barato si lo pagas por mensajito de celular que pagando con dinero al conductor del micro. Pequeños adelantos tecnológicos del primer mundo...

Hablando de supermercado, aquí no venden alcohol. El alcohol solamente puede ser comprado en un lugar determinado y es carísimo al igual que los cigarrillos. Es gracioso porque en el tren que me trajo aquí conocí un pibe holandes que vino a visitar a un amigo y como equipaje se trajo desde su país cinco botellas de alcohol para beber.

Otra cosa que llama muchísimo mi atención es la vestimenta de toda esta gente. Están todos vestidos a la "moda". Cuando digo todos me refiero algo así como al 95% de la gente que ves en la calle. No se si se visten a la moda o no, pero si que se visten todos de forma muy parecida a lo que se ve en las vidrieras.

Pero lo más llamativo de la vestimenta, se encuentra a la hora de salir de fiesta. A esta gente le encantan las fiestas de disfraces o temáticas. Hoy que fue sábado vi en cantidad exagerada gente disfrazada por todos lados, y con disfraces de cualquier cosa.
Un poco de las curiosidades de la vida cotidiana en la ciudad de Upssala.


Upssala


El Domingo me levanté y por última vez preparé mi pequeña mochila que me estuvo acompañando por el tour europeo. Me despedí de los chicos y de Upssala y me tomé el tren que me depositó en la capital de este país. Estocolmo es muy bonita, se divide en la parte antigua de la ciudad y la actual que es muy moderna. La parte histórica la recorrí en pocas horas, pudiendo ver la guardia real, y todos los viejos edificios. La parte nueva no es muy interesante, mas tiendas parecidas a las de todas las grandes ciudades. En si estuve aquí de paso en esta ciudad con muchísimas ganas de salir para Barcelona y de esa forma volver a España.


Estocolmo


También son muchas mis ganas de volver a mi Madrid, a Rosario y así continuar viaje al destino al que más quiero ir y que me está esperando para pasar el invierno de la mejor manera :)...
Publicar un comentario